Se trata de Tobías Romero. Firmó contrato con el club de Liniers de Bahía Blanca, donde se acaba de trasladar, para continuar con su sueño de llegar a lo más alto.

Siempre en compañía de su mamá Alejandra Gasques, ella es empleada y mucama del hospital.