Mundo Azulgrana, destacó a Tomás Porra como una de las mejores proyecciones de la reserva del Ciclón.

Las inferiores azulgranas están llenas de promesas, como lo son los hermanos Palacios, Hausch, Flores, Gattoni, Sequeira, Sabella y varios juveniles más que componen el plantel de Mariano Soso. Mientras ellos esperan su oportunidad en primera, otros aprovechan el lugar en la reserva para mostrar que están a la altura de San Lorenzo.

Al igual que la gran mayoría, el fútbol suele cruzarse en la vida de cada persona desde pequeños. Y así es el caso de Tomás Porra, que a los cuatro años ya jugaba en la escuelita municipal de Las Grutas, en su ciudad natal: “a los 11 años, fui a una prueba que hizo San Lorenzo en San Antonio, que es a 10 minutos de donde vivo. Me probé de enganche, me dijeron que me iban a llamar. A los tres días me llamaron que tenía que ir, para entrenar cuatro días e irme a un torneo en Súnchales. Me fue bien, salimos campeón y me dijeron que al otro año vuelva”, recordó el diálogo con Mundo Azulgrana.

A los 12 años dejó su Río Negro para ir a la pensión del Ciclón: “cuando llegué, de mi categoría había uno solo. Me pude adaptar bien, los chicos te ayudan. Pasando los años, me solté más con todos”, expresó Tomás. Además agregó: “lo de reserva lo estuve buscando desde que llegué. Pude adaptarme bien con los chicos, me ayudaron bastante los más grandes y fue lindo debutar en reserva”.

El mediocampista categoría 2004 ya participó de las selecciones juveniles en la Sub 15 y Sub 17: “poder tener la camiseta de la selección es lo más hermoso que hay. Tuve un torneo internacional en Croacia y ahí salimos campeones. Fue lo más lindo porque además me tocó ser el mejor jugador y convertir en la final. El año pasado tuve la suerte de ir al sudamericano; y cantar el himno fue inolvidable”, contó.

Desde las inferiores juveniles se ilusionan con el volante creativo. Su propósito será afianzarse en el equipo de Diego Monarriz y llamar la atención de Mariano Soso: “lo que me planteo seguir participando en reserva, jugar la mayor cantidad que pueda y si se puede entrenar con primera”, confesó Porra. Aunque el puesto de enganche parece ir desapareciendo en nuestro fútbol, Tomás trata de mirar a los de su puesto para aprender y también reveló que “siempre miro mucho a Matías Palacios, como juga”.

Fuente: Mundoazulgrana.