De la agonía al éxtasis se puede nombrar este pasaje a cuartos, gritos de desahogo bajo la bandera y las camisetas, globos y cornetas llegaron a la esquina de Sarmiento y San Martín, consuetudinario sitio donde se celebran los triunfos futboleros.

Luego se extendieron por varios minutos en la plaza Centenario y muchos aprovecharon a soltar su alegría.

Argentina ya está en octavos de final del Mundial Rusia 2018, agónico, sufrido partido que se disputó en San Petersburgo.

El sábado en Francia será otra historia, mientras tanto todo es alegría. (Las fotos son de facebook)